Varios cientos de armas cortas españolas han acabado en manos de los rebeldes islamistas sirios y, eventualmente, de los yihadistas del Estado Islámico (ISIS), a través de numerosas vías. Diferentes modelos de pistolas españolas como Astra, Star o Llama -fabricados en su día por tres empresas actualmente clausuradas de Eibar (País Vasco) - se han convertido en una de las armas favoritas del conflicto sirio, gracias a su facilidad de manejo y, sobre todo, a que pueden ser portadas con discreción.

La presencia masiva en el conflicto sirio de las armas mencionadas ha sido investigada y fehacientemente demostrada por el experto en cuestiones militares Yago Rodríguez, tras una meticulosa y laboriosa observación de la información de fuente abierta que aparece en las redes sociales, en los vídeos y en los documentos divulgados por los propios combatientes.

Según asegura el escritor, “tan sólo en el mercado negro digital de armas de Idlib se han identificado más de 300 anuncios de pistolas Star. Es posible asumir que algunos de ellos podrían aparecer repetidos, pero aun contando con ello, nos atrevemos a decir que hay más de mil unidades de esa pistola en el conflicto y no menos de cien, aguardando a ser vendidas en este mismo momento”.

Más de 1.800 euros llegan a pagarse actualmente por un modelo de esa marca fabricado hace sesenta años.

A esa cifra habría que añadir un número desconocido –“pero significativo”- de otras armas cortas, igualmente fabricadas en el País Vasco, de los modelos Astra o Llama. Sin ninguna duda, Yago Rodríguez considera que “la Star es una de las armas cortas más buscadas por los yihadistas, además una de las más vendidas, junto a la Glock austriaca y la GP-35 belga”.

Más de 1.800 euros llegan a pagarse actualmente por un modelo de esa marca fabricado hace sesenta años. Con ese mismo dinero puede adquirirse hoy en cualquiera de los mercados alegales e ilegales de Oriente Medio media docena de AK47 (kalashnikovs). En realidad, son mucho más populares que los subfusiles y las armas de asalto debido, sobre todo, al hecho de que pueden ser ocultadas sin problemas.

Las pistolas españolas, entre las más deseadas por el ISIS

Las STAR fueron fabricadas por la empresa homónima STAR, Bonifacio Echeverría S. A., clausurada en 1997 y posteriormente reabierta por sus propios trabajadores hasta su cierre definitivo, hace ahora cinco años.

Además de las pistolas, el investigador Yago Rodríguez ha hallado pruebas gráficas irrefutables y testimonios que respaldan la presencia en el conflicto de subfusiles españoles Z62 y Z70, de apariencia prácticamente idéntica para los no versados en armas. Su número no es significativo y, hasta donde se sabe, existen unos pocos en las manos de soldados del ejército del régimen de Hafez al Assad. También se han detectado algunas unidades a la venta en los mercados sirios de armas.

Ambos subfusiles fueron asimismo fabricados por STAR, Bonifacio Echeverría. El Z62 fue el primero de la segunda generación de ese tipo de armas fabricadas por la empresa de Eibar y era algo más ligero, manejable y seguro que su predecesor. El Z70 era una variante mejorada del anterior, y se fabricó tan sólo en calibre 9 milímetros parabellum, en sintonía con la munición utilizada por la OTAN.

La policía española incautó 12.000 armas a una organización criminal de traficantes de armamento

Se ignora a ciencia cierta cómo llegaron hasta allá, aunque se da por hecho que fue por diferentes vías. Así, por ejemplo, en los registros oficiales de ventas de armas ligeras españolas a Oriente Medio aparece una partida pequeña de venta de armas de calibre inferior a 20 milímetros entre las que podría haber desde escopetas de caza hasta fusiles de asalto. Se sabe también que parte de las armas de los modelos mencionados descartadas por la Policía Nacional son vendidas al extranjero, aunque no existe ninguna prueba de que alguna de las pistolas partieran de ese origen.

En principio, España mantuvo a partir de los noventa una posición relativamente restrictiva respecto a las exportaciones de armas sin certificaciones de destino a fuerzas armadas extranjeras, lo que no ha impedido en ocasiones que pistolas de Eibar vendidas, por ejemplo, a Panamá aparecieran en los Balcanes. Tal y como afirma Yago Rodríguez, el Gobierno comenzó a controlar con más rigor este tipo de ventas en vísperas del cierre de muchas de las fábricas de donde partieron las armas cortas. Nadie sabe qué pasó en el opaco periodo precedente.

También resulta habitual que las armas vendidas con todas las bendiciones legales a ciertos países del Golfo Pérsico aparezcan en otros escenarios bélicos, tal y como sucedió con los lanzagranadas Instalaza, recientemente identificados por el propio Rodríguez entre miembros de la coalición saudí que combate al Gobierno legítimo del Yemen.

Pistola Star de fabricación española

A principios de este año, la policía española incautó 12.000 armas -entre ellas, numerosas pistolas Star y Astra- a una organización criminal de traficantes de armamento. Presuntamente, su destino iba a ser otros traficantes europeos. No obstante, en opinión de Rodríguez, “no parece que esta sea la vía por la que muchas de esas pistolas llegaron hasta Siria”.

Oficialmente, tampoco había armas españolas en el Ejército de Irak, antes de 2003, pero tras la caída del régimen de Sadam, afloraron al mercado negro de ese país de Oriente Medio diferentes modelos de docenas de armas cortas y ligeras, procedentes de todo el mundo, y entre ellas, españolas. Precisamente, una de las funciones de las tropas desplegadas por Aznar sobre Irak era desarmar a la población civil, en las ciudades de Nayaf y Diwaniya. En manos de la población civil, los legionarios llegaron a encontrar incluso misiles FIM.92 Stinger.

Recientemente, Rodríguez ha llegado a detectar incluso la presencia de armas cortas españolas reexportadas desde los Estados Unidos. “Que todo este tipo de pistolas mencionadas hayan caído en manos del Estado Islámico no sólo es más que probable. Tenemos la absoluta certeza de ello, como también sabemos que hay algunas en manos de Al Nusra. Otra cosa es que consigan hacerlas llegar hasta Europa para asesinar en el Viejo Continente”, afirma el experto.

Yago Rodríguez es autor del libro Relaciones de defensa entre España y países de la península arábiga. En la actualidad, el experto trabaja en una nueva obra sobre la presencia de armas españolas en Siria, cuya publicación está prevista a lo largo de este año.